Frankie Gallo Cha Cha Cha, la pizzería con sabor y estilazo

En el corazón del Raval, a pocos metros de Las Ramblas, encontramos Frankie Gallo Cha Cha Cha, un paraíso para el posiblemente plato más popular de la cucina con un interiorismo y ambiente cuidado que transforma al local en una catedral de la gastronomía italiana y sus alrededores.

Paredes con leños, cocina abierta con los hornos a la vista, barriles de cerveza hasta el techo, volumen de hilo musical perfecto para poder hablar con quien te acompañe (muchos locales parecen que piensen que tienen una discoteca en vez de un restaurante) y un montón de detalles que lo hacen un lugar con carácter. Empezamos bien.

Nos sentamos. Abrimos la carta. Ok. Comienza la experiencia. Vamos allá y… ¿Melanzale? ¿Guanciale? ¿Scamorza? Mamma mia! ¡Tendría que haber estudiado antes de venir aquí!

Por suerte, las camareras saben leer nuestras ignorantes mentes y nos responden sin dudar todas nuestras preguntas ¡Grazie Mille!

Mientras llega la cena nos bebemos unas  buenas cervezas de barril, en concreto, las cántabras Dougalls 942 IPA hacen la espera más agradable. No es sencillo encontrar locales en Barcelona con tirador, más allá de las conocidas industriales ¡Brindemos!

¡Ey, que ya están aquí los primeros! En Frankie Gallo no todo es pizza, afortunadamente, y recomendamos abrir el estómago con, al menos, un par de entrantes. Nosotros fuimos con la clásica combinación de Mozzarela di Bufala ahumada con focaccia integral de romero y sal gorda y aquello duró, literalmente, 1 minuto. Sobran las palabras. Nos quedamos con ganas de probar las recomendadas mortadella y porchetta danesi. Apuntadas en la libreta.

¡OJO, CUIDADO! Ya está aquí. Ha sucedido. Estás delante de mí y eres toda una belleza… pero te voy a comer entera. En un rato vas a dejar de existir, pizza clásica de pepperoni.

Te la metes en la boca y notas que esta gente sabe lo que hace. No hace ni un año que están abiertos y ya son un referente en la ciudad. Aunque partían con ventaja,  los cofundadores son los gemelos & venecianos Colombo corresponsables también de la segunda principal razón para visitar El Prat de Llobregat: Can Pizza.

Uf, qué bien. Que agusto y lleno estoy, pero me quedo con ganas de probar los postres como, aún sabiendo que os dejo el chiste en bandeja, el salami de chocolate y acabar celebrando la vida con alguna propuesta de la carta de cócteles ¿Quién se apunta a la próxima visita?

Ricken McSuper es un culo inquieto al que le gusta comer & beber y que puedes seguir en Instagram, Facebook y/o Twitter e incluso verle decir chorradas en Ajajojejo

 

Mi ubicación
Cómo llegar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.